Un petit tour por Baiona

Baiona, 19:20 de la tarde del sábado antes de Navidad. La pequeña ciudad del País Vasco francés está repleta de personas, donde todos se reúnen en torno al río Adur para ver volar los cientos de farolillos. Pero antes, un petit tour por Baiona. 

Los afortunados de vivir a escasos minutos de la frontera franco-española apreciamos los actos significativos de nuestros vecinos franceses; nos acercamos a conocer sus costumbres y viceversa. Baiona es una pequeña ciudad ubicada en la región de Nueva Aquitania, en el departamento de los Pirineos Atlánticos, donde pasear por sus calles es una de las actividades que más disfrutan sus visitantes. En esta época del año, en la que la Navidad y las luces brotan por cada rincón, dejarse llevar por el olor de las creperías, por los secretos de las boutiques y por el ambiente afrancesado –pero con un guiño a la cultura vasca– es lo mejor que uno puede hacer. 

Cruzando una de las puertas de la muralla de la ciudad te introducirás en la Grand Bayonne, donde las tiendas, decoradas con flores y luces de navidad, exponen en el escaparate lo último en tendencias, con ese toque chic francés que tanto nos gusta. Calles eclécticas que en torno a las famosas Galeries Lafayette encontrarás tiendas vintage repletas de auténticas joyas de las más prestigiosas firmas.

Pero no te olvides de mirar hacia arriba. Las fachadas de las casas te evocarán a la película de La Bella y la Bestia. En tonos azules, burdeos o verdes, cada una de ellas tiene su propio encanto y sus peculiares contraventanas, pintadas a mano del mismo color. Puede, incluso que por un momento, sientas que te has transportado a otra época. 

Llegados a este punto, si el aroma a crepes te ha abrumado, es momento de acercarnos al río a disfrutar del mágico momento de los faroles. Hay a quienes se les escapa antes de tiempo, pero pasadas las siete y media de la tarde, el cielo de la ciudad se llena de cientos de farolillos blancos, aunque también los hay, en menor medida, los de color rojo y azul. Cuentan incluso que los más sentimentales piden un deseo una vez se lanza. Espero que se cumpla el mío.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s