Rodete

Rodete: la firma andaluza de bolsos que abraza lo circular e inclusivo.

“Más que un proyecto de moda, Rodete es un proyecto de arte que se apoya en la moda como lenguaje, pero que pretende ir mucho más allá”. Rocío y Clara nos presentan Rodete, una firma que surgió casualmente cuando Rocío dio con una funda de colchón jacquard y decidió emplearla para diseñar y confeccionar el bolso de mano de su boda. La razón por la que Rodete crea bolsos es consecuencia de la creencia de Rocío del exceso de ropa que existe actualmente, y que las telas que emplean, que son siempre rescatadas, pueden tener una nueva vida sirviendo para llevar las cosas que se utilizan en el día a día. Por esta razón, la filosofía de Rodete defiende la siguiente frase: “habiendo tanto bello que rescatar y devolver a la vida, ¿qué necesidad de gastar recursos en producir lo que ya existe?”.

Para Rocío era esencial crear piezas atemporales, bonitas y que resultasen prácticas, que asimismo no dependiesen de las modas o estuviesen condicionadas por ningún otro parámetro que no fuese acorde a la creación sostenible y slow. Por ello, la esencia de Rodete reside en creer que lo bello se encuentra en lo cotidiano y lo más elemental, en los aspectos que nos acompañan en el día a día y en que es posible ahorrar recursos si atendemos a lo que nos rodea. “Lo importante es en qué transformamos lo que ya está con nosotros, por eso todas las piezas de Rodete están elaboradas a partir de telas vividas”.

Los bolsos que producen son productos que están ideados partiendo de la necesidad de cuidar los recursos limitados que proporciona la tierra al mismo tiempo que para embellecer el día a día. Fue por ello que optaron por crear líneas que sirvieran tanto para vestir en eventos como para su vida cotidiana decorando sus días con “un accesorio que resulta agradable a los sentidos”. Inspirándose en su infancia y adolescencia en Andalucía, Rocío trata de plasmar sus recuerdos más especiales en todas sus creaciones: desde la vida en familia hasta las imágenes costumbristas y sencillas del día a día. Es así como confeccionan piezas que destacan por su diseño atemporal, sofisticado, original y que incluyen formas que habitualmente se excluyen de la cotidianidad, siendo el círculo un elemento esencial. “El círculo habla de lo inclusivo, de lo femenino que hay en el hombre y la mujer, de los cuidados, de volver al origen, de los procesos cíclicos en los que se sustenta la vida”.

En lo que respecta a las colecciones, por el momento cuentan con Raíces, una colección que surgió de manera orgánica y sin haberla planificado como tal en un primer momento. Asimismo, las piezas que van presentando nacen en paralelo a los descubrimientos que surgen en el proceso creativo y que resultan ser respuestas de lo que van encontrando a medida que se traza su camino. “Esta incertidumbre y organicidad son dos elementos que para nosotras confieren valor a Rodete, diferenciándolo de otras marcas de bolsos a su vez. Es este carácter orgánico lo que hace que Rodete se entienda desde una categoría artística”.